Inspección de Contenedores en Murcia

Los contenedores ISO, también conocidos como intermodales o de caja, deben ser inspeccionados y certificados de acuerdo con las normas internacionales.

Este conjunto común de normas de seguridad está establecido por la Organización Marítima Internacional (OMI) en el Convenio sobre la seguridad de los contenedores (1972). La CSC afirma que una sociedad de clasificación autorizada puede llevar a cabo la inspección y certificación de estos contenedores.

La inspección y la certificación deben realizarse antes de poner en servicio un nuevo contenedor. La siguiente inspección no se realizará más de cinco años después de la fecha de construcción, siempre y cuando el contenedor haya estado en uso durante al menos dos años. Después de esto, el CSC establece que los contenedores ISO deben ser inspeccionados aproximadamente cada dos años (no más de 30 meses).

Ofrecemos un servicio detallado de inspección de contenedores.

Para asegurar que la unidad sea segura para el envío y esté debidamente certificada.

La inspección externa de contenedores garantiza:

  • No hay agujeros ni grietas en las paredes ni en el techo.
  • Las puertas funcionan correctamente.
  • Los dispositivos de cierre funcionan correctamente.
  • No hay etiquetas adhesivas de la carga anterior, por ejemplo, carteles de la OMI.
  • Para los modelos de techo abierto: los arcos de techo están completos y correctamente montados.
  • En los modelos de techo abierto: las lonas no están dañadas y se ajustan correctamente; los extremos de las cuerdas no están dañados; todos los ojos del techo están presentes.
  • Para los modelos con techo rígido: el techo no está dañado, el mecanismo de bloqueo del techo encaja y funciona correctamente.

Inspección interna de contenedores:

  • La unidad es hermética. Método de prueba: entrar en el contenedor, cerrar ambas puertas de forma segura y comprobar si hay luz entrante, por ejemplo, a través de grietas, agujeros, juntas de la puerta, etc.
  • El interior está absolutamente seco. (Limpie cualquier condensación o escarcha blanca para evitar daños por corrosión y humedad en la carga.)
  • La unidad está limpia, libre de residuos de carga y neutra en olor.
  • No hay clavos u otras protuberancias que puedan dañar la carga.